SÓLLER 4714

Nuestra primera colección SÓLLER 4714 estaba inspirada en la posguerra, época que llegamos a conocer gracias a las historias que nos contaban nuestros abuelos italianos y españoles. Recordando la austeridad, nos animaban a abrazar la sencillez como un camino hacia el bienestar.El tejido gris oscuro de las prendas, hallado en una antigua fábrica de Mallorca, combina la rigidez inicial del almidón con la suavidad que va adquiriendo cuanto más son usadas.

Presentábamos por primera vez delantales de diseño preparados para salir a la calle. 

Sóller es un pequeño municipio de la comunidad autónoma de las Islas Baleares, situado en la costa noroeste de la isla de Mallorca. La isla tiene una importante historia textil, de hecho hay constancia de que ya antes del 1400 se producía y comerciaba seda.

En cada casa había un pequeño taller interior donde se producían tejidos, una pequeña industria marcada por sucesos históricos. Las calles de Sóller transpiran este pasado, imposible no quedar fascinado por la gran cantidad de pequeñas tiendas, talleres artesanos, mercados y calles llenas de vida y creatividad.

SÓLLER 8485 

SÓLLER 8485 es nuestra nueva colección, una colección cápsula fruto de la evolución de nuestro primer proyecto. Mantenemos la esencia de la marca, pero introducimos cortes inspirados en los años 90 a través de líneas más juveniles y frescas. Continuamos utilizando telas con historias olvidadas, recuperadas, fabricadas como antaño, creando un tejido único y de alta calidad. Seguimos apostando por la sostenibilidad y comprando la materia prima en España, intentando reducir al máximo la huella del carbono.

Esta nueva colección nos lleva a nuestra infancia y adolescencia, una época marcada por una mirada optimista y más ligera, una época para tropezar y levantarse, en la que dos visiones conviven, la realista y la pasional. Para nosotras esa etapa es visceral, como aquel animal al que aún no han podido domar. Nuestros padres nos inculcaban una serie de valores que aún no estábamos dispuestos a asimilar, era la época idónea para perder la cabeza por pequeñas cosas y para pensar únicamente en el Carpe Diem.

La historia de nuestros antepasados junto con nuestras propias vivencias, nos sirve para presentar una colección más divertida, fresca y casual en las formas, pero más madura en la creación y presentación.